TUINÁ (MASAJE ENERGÉTICO)

Wubaomen Tuina es una de las terapias más antiguas del ser humano en china y se le considera una parte importante de la medicina tradicional china.

Desde hace más de dos mil años el masaje Wubaomen Tuina es usado a diario en la práctica clínica, pero también en el seno de las familias para aliviar los dolores más usuales de sus miembros.

Se trata de un ancestral masaje, que se enseñaba en el seno de la familia, mucho antes de trabajar con meridianos y puntos. Este antiguo masaje, es sencillo, rápido de aprender y muy efectivo, puede darlo cualquier persona, no hace falta tener conocimientos previos de nada, es un masaje para ayudarse a sí mismo, a la familia, a los amigos…

La característica propia de este tipo de masaje es que se trabaja con la energía del cuerpo, moviéndola y haciendo que circule por todo el organismo.

Con este método conseguimos que funcione mejor el sistema nervioso, la circulación de la sangre, limpia la energía, alivia dolores, refuerza los lazos familiares y cura muchas enfermedades, todo ello base para una buena salud.

Mi experiencia con Tuiná es que al recibir este masaje, uno se queda muy relajado, se descontractura totalmente, parece como si le quitaran un peso de encima, se siente uno ligero. Remueve a nivel emocional soltando aquellos aspectos que no sabíamos que teníamos y que nos provocaban dolor y/o enfermedades. Se trabaja tanto la parte física como la emocional. Los estiramientos nos recolocan y nos ayudan a sentirnos bien con nosotros mismos y nuestro entorno.

MASAJES RELAJANTES

A diferencia de los masajes terapeúticos, los masajes relajantes no causan ningún dolor (ni durante la sesión, ni posteriormente). Se trata de un tipo de masaje para descanso del cuerpo y la mente, es una forma de mimarnos y serenar nuestro espíritu. Cuando acaba el masaje parece que ha pasado una eternidad y que hemos vuelto de un gran viaje placentero, salimos renovados y llenos de fuerza, más equilibrados y preparados para afrontar el día y los problemas con más serenidad.

El aceite de lavanda rico en esteres y alcoholes, posee propiedades antiinflamatorias y sedantes que lo hacen muy adecuado en el tratamiento contra el dolor, especialmente dolores reumáticos, de lumbares, dolores de cabeza, de pies, tortícolis. También tiene propiedades antisépticas y astringente mejorando sustancialmente el estado de la piel y como consecuencia alivia los siguientes síntomas: quemaduras, enfermedades de la piel, heridas y cortes, picaduras, caída del cabello; así mismo también es también es antivírico y antibacteriano ayudando a eliminar la faringitis, laringitis, anginas, bronquitis, gripe, en general enfermedades. Además su efecto sedante sobre el estómago nos facilita las digestiones para que no sean pesadas, gases intestinales… Esta planta es fantástica para el insomnio, ansiedad, el estrés.

PIEDRAS CALIENTES

Los masajes relajantes con aceite de almendras dulces y piedras calientes, nos ayudan a destensar el cuerpo y la mente, dejándonos en un estado de somnolencia que ayuda a la eliminación de toxinas. Además destensamos la espalda y eliminamos frío del cuerpo.

Algunos efectos fisiológicos del uso de las piedras calientes, son el incremento de la circulación sanguínea y del metabolismo celular en las zonas tratadas, efectos de relajación muscular y reducción del dolor especialmente en procesos inflamatorios crónicos.

Share This