EL QI EN EL NIVEL 2

Cómo se trabaja el Qi en el segundo nivel

En este segundo nivel vamos a fundir nuestra energía con la energía del universo.

Esta energía del universo podemos encontrarla en el aire, forma parte del aire que respiramos. Para lograr captar ese chi del universo tenemos que aprender a sentir el peso del aire, este es muy sutil,

En este nivel la canalización de energía se realiza de ariiba hacia abajo y de abajo hacia arriba en todos los movimientos. Es decir, la parte de abajo podría ser ese cielo que vemos fuera de la tierra como si la viéramos desde una nave espacial, hacia ese universo negro profundo lleno de estrellas-

Cuando canalizamos de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba no poner limitaciones a esa energía que sube y baja, formamos parte de esa misma energía, somos un canal por dónde circula esa energía pero la energía que sube y baja no tiene limitación sino que nosotros formamos parte de ese flujo y éste rebasa nuestro cuerpo hasta dónde alcancemos para beneficiar a todos los que podamos.

Existen ejercicios para aumentar la calidad y de nuestra energía fundiéndola con la del universo, con dichos ejercicios eliminamos el cansancio y la fatiga, transformamos y regeneramos nuestro organismo. Uno de esos ejercicios es imaginar una bola de energía blanca y brillante que entra por el bahui, recorre todo el cuerpo y sale por el huiyin, hace como una elipse y vuelve a entrar por bahui. Todo ello con una respiración abdominal. Se puede hacer tumbado, sentado, de pié. Con el tiempo es posible que esa bola de energía se convierta en una figura, es normal, en ese momento sabemos que estamos listos para dar el siguiente paso.

Cuando tenemos enfermedades, dolencias y nudos dentro de nuestro organismo, el paso de la energía por el mismo se ralentiza porque esa energía está deshaciendo esos bloqueos y podemos sentir dolores, mareos, naúseas, vértigos etc…, todo ello normal, en el momento en el que nuestro organismo está limpio todo fluye con normalidad y en cuestión de segundos de una manera natural.

Debemos hacer dos tipos de prácticas diferenciadas y complementarias. Una es el Qi Gong sentados para la absorción de la energía del universo y la otra es realizando los movimientos correspondientes a este nivel para mover esa energía por todo nuestro cuerpo y que se vaya limpiando de todas las toxinas que nos impiden fundirnos completamente con esa energía (ya sean físicas, psicológicas o emocionales).

Cómo sentir el peso del aire:

PRIMERO:

Para sentir el peso del aire primero debes sentarte en una posición normal, relajar el físico y tener la sensación de como si el propio cuerpo fuera como agua.

Imagina que te encuentras dentro del aire y siéntelo por un lado visualizándolo y por otro en cada parte de la piel que cubre el cuerpo con cada respiración.

Esta práctica debe ser realizada cada día de forma continuada entre 20 o 30 minutos hasta una hora de manera que después de tres meses de práctica, medio año o un año, quizás un día sientas la presión del aire en la piel de tu cuerpo.

Aunque esta sensación de sentir la presión del aire sea débil o muy sutil, es suficiente.

Continúa esta práctica cada día.

SEGUNDO:

Si relajas tu cuerpo aún más puedes sentir cómo el aire pasa a través de tu piel hacia el interior de tu cuerpo.

Aunque tengas la sensación de que entra poco aire, esta sensación ya es suficiente ya que significa que la energía del universo ha entrado en tu cuerpo.

Continúa esta práctica cada día.

TERCERO:

Continúa relajando aún más hasta llegar a la sensación donde la presión o tensión del interior del cuerpo es menor a la presión o tensión ejercida del aire sobre ti. Ahora puedes sentir vacío en el interior de tu cuerpo y como en el exterior hay gran cantidad de energía ejerciendo presión sobre ti, esta energía del exterior tiene la capacidad de entrar al haber vacío en tu interior.

Cuanto más tiempo mantengas esta sensación, es mejor, porque esta práctica tiene efecto para curar las enfermedades de origen físico, para que la mente tenga más paz, conseguir la reparación del cuerpo y mantener el cuerpo siempre joven.

CUARTO:

Cuando el cuerpo está lleno de la energía del universo, puedes sentirte fundido con la energía del aire, es decir, el interior y el exterior están llenos de la energía del aire.

Cuanto más tiempo mantengas esta sensación, es mejor, porque da la posibilidad de tener igual energía a la del universo, en cantidad y calidad.

 

Share This